Paul Zinnard regresa con fuerza. Trae balas por la puerta de atrás. Y es que ‘Back Door Bullets’ (Two Mad Records, 2016) posee todo el brío y la luminosidad que a veces le falta a nuestro mundo. Canciones que son bombazos, destellos de estilo. Siete perlas donde cabe una amalgama de sensaciones y energías: el nervio de “Let Me In” o de “Bound For Heaven” queriendo entrar en el mundo o tocar el cielo de tus caderas; la calma y sosiego de “If I Said Something Rude” con la asunción del error. O preside la redención de “What It Takes” que te toma de la mano para seguir; la dulce melodía de “Haircut” que suena a fracaso suavizado por la peluquera; “It Might Have Been So” es de esas canciones que crecen poco a poco y que dejan un sabroso gusto agridulce. La frescura lozana de “From The Window” cierra con clase y ritmo el conjunto, pura incertidumbre para tiempos de lucha continua.

Zinnard toma un torbellino de influencias (Paul Westerberg, Neil Young,) para construir un tejido que sobrevuela sentimientos y planea por ellos para atraparnos con sus canciones, cargadas de magnetismo y honestidad.

Sus historias tocan, porque hay vida detrás. Sus músicas tienen poso a clásico, a lo añejo, a la vid envejecida en barrica de calidad que gana con el paso del tiempo. Suena a viejo conocido, pero también a juventud por descubrir. Porque Paul Zinnard tiene cuerda para rato. Vigilen su retaguardia, sus balas en forma de canciones vienen por detrás sin avisar, y atraviesan, de verdad.

Share

No comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>